Los chicos de Provincia y Capital sólo tendrán dos días de clase esta semana

Es por el asueto del Día del Maestro y la convocatoria a un paro por 48 horas desde el miércoles. En Buenos Aires ya suman casi un mes el número de días de inactividad, donde además hay miles de chicos sin clases por los problemas edilicios en numerosas escuelas.

“Como era día sandwhichito nos dio fiaca y lo dejamos a Joaco en casa”. Las palabras dichas este lunes a la mañana por una mamá que manda a sus hijos a una primaria pública, muestran el costado más controvertido de los paros docentes: o más bien, la enorme distancia que a veces separa las intenciones de los efectos. Es que este martes hay asueto por el Día del Maestro y, además, el Frente Gremial de la Provincia de Buenos Aires y los principales gremios docentes de la Ciudad de Buenos Aires llamaron a un paro por 48 horas desde el miércoles. La pregunta es obvia: ¿mandarán a Joaco el viernes a la escuela?

En el caso de Provincia, esta nueva convocatoria se traduce en un mes menos de escuela en lo que va de 2018: los paros de esta semana elevan la cifra de días de reclamo sin clases a 21. Es bastante más que la cifra nacional, que esta semana llegará a 8 días de inactividad.

Los paros en Capital y Provincia se hacen eco de una iniciativa nacional, ya que CTERA, el gremio docente mayoritario y de alcance nacional, convocó a un paro para este jueves 13, día en que además harán una marcha al Congreso. Pero en la provincia y en la Ciudad, los gremios decidieron sumar un día extra de paro el miércoles 12.

La protesta tiene básicamente dos patas: por un lado, el rechazo a la eliminación de la paritaria nacional docente, lo que incluye temas históricos como el congelamiento salarial y la pérdida de poder adquisitivo frente a la inflación, incluyendo la situación de los docentes jubilados. “En todo el año no hubo paritaria. Se espera una inflación de 42% y nos están ofreciendo un 20%, o sea que el trabajador pierde 22 puntos”, señaló Eduardo López, secretario general de UTE.

Por otro lado, se suma la gran bola de nieve del momento: la falta de inversión en infraestructura , un tema que se puso en primera plana tras la explosión, el pasado 2 de agosto, en la escuela número 49° de Moreno, que provocó la muerte de la vicedirectora y el portero del establecimiento.

Los gremios bonaerenses piden que se declare la “emergencia edilicia”, un reclamo que no es aislado, si se toma en cuenta que los directores de más de 270 establecimientos del partido de Moreno decidieron cerrar las puertas hasta que se garanticen las condiciones mínimas de seguridad tras las dos muertes. En ese distrito hay unos 70.000 chicos sin clases desde hace más de un mes. Pero el caso no es aislado. Según información de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, en la Provincia además de las escuelas de Moreno, hay otras 132 escuelas cerradas por problemas edilicios. Según los datos oficiales, esas clausuras afectan a unos 40.000 chicos.

En cuanto a la negociación salarial docente, la provincia de Buenos Aires es un distrito donde el “encuentro” entre las partes no ha sido históricamente fluido. Este año no es la excepción: desde que empezó la negociación con las autoridades hubo 9 ofertas distintas y 19 intentos de diálogo.

Y hablando de paritarias no resueltas, diecinueve es también el porcentaje del plus (en comparación al sueldo de diciembre de 2017), que el Gobierno depositó la semana pasada a docentes y profesores, a cuenta de futuros aumentos.

Clarín

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *