El FMI lanzó un pronóstico desalentador sobre la economía argentina

El organismo espera que la situación se contraiga 1,6%, una caída del 2,6% en el Producto Bruto y alza de la inflación.

l Fondo Monetario Internacional (FMI) redujo su pronóstico de crecimiento para los años 2018 y 2019 a 3,7 por ciento, es decir, 0,2 puntos porcentuales menos que en el pronóstico hecho en abril. “La probabilidad de nuevos golpes negativos a nuestros pronósticos de crecimiento aumentó”, informó Maurice Obstfeld, economista en jefe del organismo financiero, durante la presentación del informe “Perspectivas de la Economía Mundial” en Indonesia. En cuanto a la Argentina, el FMI revisó a la baja sus pronósticos de crecimiento económico, con una caída del 2,6% en el Producto Bruto este año, y al alza los de inflación. La entidad crediticia internacional proyecta que el país permanecerá en recesión al menos hasta el año próximo y que la inflación rondaría un 40% este año y un 20% en 2019. Mientras tanto, para 2019, el organismo espera que la economía argentina se contraiga 1,6%. El ministro de Economía, Nicolás Dujovne, ya se encuentra en Indonesia para exponer el “caso argentino” y explicar las medidas de ajuste fiscal con el fin de tranquilizar el mundo financiero de que la el país cumplirá sus compromisos de deuda. Dujovne aprovechará la reunión para ultimar los detalles de la Carta de Intención que el Gobierno debe elevar al board.

Los técnicos del FMI señalaron que “después de haber crecido 2,9% en 2017, se espera que Argentina contraiga su PBI 2,6% en 2018”. Esto representa una profunda revisión “a la baja comparada con los pronósticos de nuestro informe mundial de abril de 2018” (cuando auguraban un crecimiento de un 2%), indicó el Fondo. Para el organismo, estos cambios en las perspectivas “reflejan las recientes disrupciones del mercado financiero, las altas tasas de interés y la rápida consolidación fiscal bajo el acuerdo Stand by aprobado en junio”. El reporte advierte que la economía argentina caerá 1,6% en 2019, aunque no va más allá, ya que no menciona 2020, 2021 y 2022. Sin embargo, el análisis sostiene que en 2023 -año electoral- Argentina tendrá un crecimiento del 3,2%, bajo la “firme implementación de las reformas y el regreso de la confianza”. En materia de inflación, el reporte consigna que (medida a fin de período) este año alcanzará el 40,5% y un 20,2% el año próximo. Por último, el informe alertó sobre el impacto de la devaluación -el dólar saltó de $ 20 a $ 38 entre abril y septiembre- en el aumento de precios. Situación global “El crecimiento no está siendo impulsado por medidas políticas persistentes”, agregó, en referencia a la “guerra comercial” librada por Estados Unidos a las grandes potencias. A pesar de la situación actualmente positiva en ese país, el FMI revisó a la baja su pronóstico. “El impetú aún es vigoroso, en medio de un estímulo fiscal que continúa aumentando, pero se revisó a la baja el pronóstico para 2019 debido a las medidas comerciales anunciadas hace poco, como los aranceles aplicados a las importaciones procedentes de China por un valor de 200.000 millones de dólares”, señala el informe. Para la zona euro y el Reino Unido, en tanto, las proyecciones también fueron revisadas a la baja “tras las sorpresas que frenaron la actividad a comienzos de 2018”.

En los países en desarrollo y emergentes, se vieron favorecidas las perspectivas de crecimiento de muchos exportadores de energía por el alza de los precios, sostiene el informe, pero “se ha revisado a la baja el crecimiento de Argentina, Brasil, Irán y Turquía, entre otros países”. También para China el organismo prevé un crecimiento ralentizado en los próximos años. “Los riesgos para el crecimiento mundial están sesgados a la baja en un contexto de recrudecimiento de la incertidumbre en torno a las políticas”, sostiene el texto.

Perfil

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *