El macabro asesinato de un futbolista del San Pablo: lo decapitaron y le cortaron los genitales

El cuerpo de Daniel, de 24 años, fue encontrado en un descampado. Creen que fue un crimen pasional.

Brasil vive horas muy importantes. La reciente victoria de Jair Bolsonaro en el balotaje presidencial tiene al país expectante. Lo futbolístico, claro, quedó en un segundo plano, aunque no son pocos los que tienen la cabeza en los partidos de vuelta de las semifinales de la Copa Libertadores, donde Gremio y Palmeiras recibirán a River y a Boca, el martes y el miércoles, respectivamente. Pero hay otro tema que ganó la atención de miles de personas en las últimas horas. Se trata del macabro crimen de Daniel Correa Freitas, un futbolista del San Pablo, que fue encontrado en un descampado y con signos de haber sido torturado.

Daniel, como lo conocían los hinchas, tenía 24 años y estaba a préstamo en el Sao Bento, un club de la Segunda División y ubicado en el estado de Paraná, en el sur de Brasil. Ahí, más precisamente en Sao Jose dos Pinhais, dos personas que pasaban caminando encontraron el cuerpo del futbolista. O, aunque suene cruel, lo que quedaba de él.

Y no es una manera de decir, ya que el cadáver había sido descuartizado: estaba decapitado y le faltaban los genitales. Por ese último detalle los investigadores del caso creen que se trató de un crimen pasional.

El club San Pablo confirmó la noticia y lamentó la muerte del mediocampista, quien también jugó en Botafogo y Cruzeiro. “Desde la aparición del cuerpo, fue una situación muy violenta. El hombre tenía dos cortes profundos en el cuello, su cabeza estaba decapitada y sus genitales estaban cortados”, señaló uno de los primeros policías en llegar a los medios locales.

Según las primeras pericias, las heridas fueron provocadas por un arma blanca, pero todavía no se confirmó si los genitales fueron cortados antes o después de su muerte, lo que será muy importante para determinar el posible móvil del asesinato.

Lo que se sabe hasta el momento es que Daniel no había tenido problemas previos y estaba a disposición del cuerpo técnico del Sao Bento, aunque no jugó el partido del último viernes. Es más, el jugador habría asistido a una fiesta el viernes por la noche y luego no se tuvieron más noticias suyas hasta que el cuerpo fue encontrado en la tarde del sábado.

Clarín

Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *